Planificación hidrológica

La planificación hidrológica constituye la actividad original del Centro de Estudios Hidrográficos, para la que fue creado en 1933, con la misión de formular un Plan Nacional de Obras Hidráulicas.

Actualmente, la actividad engloba la realización de estudios muy variados relativos a la planificación y gestión de sistemas de recursos hídricos. La escala de trabajo es también muy variable y comprende desde el ámbito nacional hasta el de una cuenca hidrográfica, el de un sistema concreto o, incluso, el de una actuación dentro de un sistema.

Fundamentalmente se presta asistencia técnica a la propia Administración hidráulica (Dirección General del Agua del Ministerio para la Transición Ecológica de España y Organismos de cuenca). Esta asistencia se ha llevado a cabo también en otros países, principalmente iberoamericanos, en el marco de diversos proyectos de cooperación internacional. En este último aspecto es reseñable la transmisión de la experiencia institucional de la gestión del agua en España.

Se cuenta con una amplia experiencia en la modelación de sistemas de recursos hídricos para simular y optimizar su funcionamiento. La modelación permite realizar balances de recursos hídricos, analizar diferentes escenarios, incluyendo diversas hipótesis de cambio climático, detectar las carencias que pueden presentarse y seleccionar las soluciones más idóneas, que conduzcan a la consecución de los objetivos ambientales y a la satisfacción de las demandas asociadas a los diferentes usos del agua con el adecuado nivel de garantía.

Cabe señalar los trabajos realizados para el Libro Blanco del Agua en España y los análisis técnicos del Plan Hidrológico Nacional del año 2000 o la repercusión del cambio climático sobre los recursos disponibles en los sistemas de cada demarcación hidrográfica.

Análisis de alternativas. Plan Hidrológico Nacional
Análisis de alternativas. Plan Hidrológico Nacional.

Se desarrollan metodologías para la evaluación de las medidas que se incluyen en los planes hidrológicos. Estas medidas comprenden actuaciones para mejorar la calidad de las aguas, como depuradoras o tanques de tormenta, actuaciones de carácter ambiental, como la recuperación de la morfología natural de los cauces o la revegetación de las riberas, o actuaciones para mejorar la oferta de recursos, como obras de regulación o sistemas de reutilización y desalación.

Se realizan análisis de viabilidad técnica y económica de aprovechamientos de recursos hídricos específicos y estudios sobre operación y modernización de sistemas hidráulicos.

También se desarrolla normativa en materia de planificación hidrológica. Se puede destacar la participación en la adecuación de la normativa española a los requerimientos planteados en la Directiva Marco del Agua Europea, tanto en lo que se refiere a la delimitación de las demarcaciones hidrográficas como a la regulación del contenido y el procedimiento de elaboración de los planes hidrológicos de cuenca, como es el caso de la Instrucción de Planificación Hidrológica de 2008.