EDIFICIO DEL CENTRO DE ESTUDIOS HIDROGRÁFICOS


El Centro de Estudios Hidrográficos constituye unos de los edificios más singulares y carismáticos de la larga trayectoria profesional del arquitecto Miguel Fisac. Representa uno de los primeros intentos de proponer el hormigón armado como único material constructivo. También es el primero en Madrid que consigue cubrir un espacio adintelado con vigas de hormigón pretensado con armaduras postesas con una luz de 22 m, así como de los primeros de la capital de España en terminarse en hormigón visto.

El proyecto del actual Centro de Estudios Hidrográficos fue fruto de la conjunción de dos instituciones que, hasta entonces, eran independientes. Ambos Organismos, aunque compartían objetivos comunes, desarrollaban funciones distintas, lo que explica la disposición, en dos edificios, que propone Fisac. Los primeros croquis, bajo el título Proyecto del Centro de Estudios Hidrográficos y Laboratorio de Hidráulica, son de marzo de 1960, el primer plano de obra de noviembre de ese año, siendo inaugurado el edificio en su primera fase el 18 de julio de 1963.

El proyecto plantea dos edificios independientes, comunicados sólo por un pasillo en la planta primera. Miguel Fisac lo describe así:

Un edificio principal, de siete plantas, destinado a despachos de dirección, despachos de trabajo de ingenieros, ayudantes y personal auxiliar, sala de juntas, auditorio y aula de coloquios, una gran nave de modelos y otras dos más pequeñas para túnel de cavitación, ensayos especiales y ensayos de máquinas, forman el núcleo principal del trabajo que se desarrolla en el laboratorio de hidráulica. El conjunto se completa con un edificio de dos plantas para despachos auxiliares de técnicos, talleres, cafetería, vestuario y comedor de obreros, a los que se adosa otro edificio, también de dos plantas, para Reología y vivienda para guarda-conserje. “Miguel Fisac, Informes de la construcción nº 157, Instituto de Eduardo Torroja.”

La concepción arquitectónica de este Centro –como dice el propio Fisac-

es de gran sencillez formal y de una absoluta expresividad estructural. Tanto sus elementos sustentantes y de cerramiento, como las calidades de ellos (hierro laminado en soportes, hormigón premoldeado y el realizado in situ, y aluminio en ventanas y puertas) se dejan en su calidad, textura y coloración propios

El edificio del Centro de Estudios Hidrográficos se inauguró el 18 de julio de 1963 y representó todo un acontecimiento. Sobre este hecho José L. Castillo, en un artículo publicado el 15 de septiembre de 1963 en el diario Ya, escribe:

El edificio es una sorpresa y una maravilla. La cubierta de la nave del fenomenal Laboratorio ha sido montada en dos meses, tiempo record, y es original y sumamente decorativa. El arquitecto Fisac ha desarrollado aquí libremente su teoría de que el hormigón es un material noble y que no hay porqué ocultarlo si está noblemente tratado. Hay paredes en el Centro que parecen verdaderos paneles de madera muy trabajados. Pero lo más importante es la idea de cuerpo aéreo, casi fluvial diríamos, que ha logrado aquí el arquitecto.

Desde su inauguración, el edificio ha sido utilizado para los mismos fines que fue proyectado. Sin embargo, debido a la espectacular evolución tecnológica, ha sido necesario ir adecuando sus instalaciones a las nuevas exigencias. Se ha puesto especial cuidado en que las adaptaciones produjeran el mínimo impacto, y se han aprovechado éstas para desmontar instalaciones que nada tenían que ver con el proyecto original, de tal forma que hoy se puede contemplar el edificio, desde el punto de vista estético, prácticamente igual que después de su inauguración.

El edificio del Centro de Estudios Hidrográficos se ha convertido en un referente de la Arquitectura Española de los 60 y constantemente lo visitan grupos de profesionales y estudiantes de todo el mundo.

Centro de Estudios Hidrográficos. Miguel Fisac.


Nave de Ensayos


El espacio adintelado de la Nave de Modelos constituye una solución estructural/arquitectónica de primer orden. Es toda una lección de rigor y síntesis constructiva, de conjunción entre forma y contenido. En esta Nave está presente la idea de fusión entre estructura y espacio, lo que Wright denominó orgánica y Fisac, para su propio uso –por el feo eufemismo-, arquitectura del mondongo. Las vigas-hueso, bautizadas así por Fisac por su similitud con las estructuras óseas de los animales, consiguen aquí dotar al espacio arquitectónico de una manera precisa y efectiva de la luz natural, de una bóveda celeste, que posibilita las exigentes condiciones para la toma de fotografías de los modelos de ensayo hechos a escala reducida.

Fue el mayor desafío estructural que había tenido. Se trataba de crear un espacio rectangular de 80 x 22 m con una iluminación de bóveda celeste, totalmente uniforme, que me obligó a inventar una solución (e incluso una teoría estructural) completamente nueva. Tengo que reconocer que me divertí mucho en esta investigación, en la que conté con dos extraordinarios colaboradores: José María Pliego como calculista y Ricardo Barredo como ejecutor. (M. Fisac)

La solución estructural que presenta el Laboratorio de Hidráulica está basada fundamentalmente en la formación de una cubierta con luz cenital mediante vigas pretensazas con armaduras postesas y elementos prefabricados (dovelas), que intervienen en la misma como elementos de cubrición y a la vez resistentes, que apoyan directamente sobre un muro armado de hormigón. Esta solución representa una de las aportaciones más originales y eficaces desarrolladas por Fisac en el campo de la arquitectura y de la estructura.

El edificio de la Nave de Ensayos, a caballo entre la estética popular manchega y la columna sin fin de Brancusi, es del todo impecable e incontestable. La resolución formal del encuentro del muro con la viga, por medio de la gárgola, es acertado y efectivo, no sólo en su aspecto estético, sino por la solución constructiva y estructural que propone, por su eficacia formal, funcional y espacial. Y es, desde esta visión del espacio adintelado que nos proponen las vigas-hueso, desde 20 donde entendemos la arquitectura de Fisac como una experiencia arquitectónica; lo que el hombre hace; la planta dinámica; la acción como conformadora de la forma: lo humanizado. Una concepción que une antropomorfismo y organicismo, geometría con sistema constructivo, movimiento con cubierta adintelada, humanizado con habitable, pensado, hecho consciente, medido, geometrizado. (Francisco Arques. Revista arquitectura 2004. nº 335)

La cubierta de la nave de modelos se ha construido con piezas prefabricadas, huecas, en las cuales la forma es función de la misión que han de cumplir: protección y condensación de las aguas de lluvia, protección contra los rayos solares directos, y conseguir una iluminación continua y homogénea. La forma de estas piezas, que también aparece en la marquesina de la entrada al edificio principal, viene condicionada para poder conseguir secciones estrictas de trabajo del hormigón, y una cierta plasticidad, que refleje la cualidad del hormigón : «material líquido vertido al molde». Es evidente que el futuro morfológico del hormigón armado tendrá aspectos más parecidos a estas nuevas realizaciones que a los que ha tenido hasta ahora (como madera o hierro laminado), puesto que, por utilizar encofrados en forma de cajón, presenta el aspecto de un material elaborado con una materia prima sólida.


La cafetería


Otra muestra de cómo Fisac cuidó la decoración de todos los rincones del Centro. En ella se conservan murales de pintura y cerámica obra de Juan Ignacio Cárdenas Chinor, muestra clara del post-surrealismo, caracterizadas por su intención narrativa y de un cromatismo inteso, desmesurado y vitral de su paleta, citas del mundo de la infancia, lo leve y lo efímero.


Miguel Fisac


Miguel Fisac Serna (Daimiel, Ciudad Real, 29 de septiembre de 1913 — Madrid, 12 de mayo de 2006) fue un arquitecto, urbanista y pintor español.

"Papá, te digo que estoy decidido a ser arquitecto o no ser nada”.

Inicia su ejercicio profesional en 1942, en una España de clara ruptura con las prácticas racionalistas de los años 30 y de vuelta a un nacionalismo que propugnaba una corriente historicista y clasicista. Fisac por edad y también por convicción, aparece como el primer exponente de una joven generación de arquitectos, que a finales de los años cuarenta adoptará una nueva visión de la arquitectura próxima a los nuevos postulados organicistas, de corte humanista, que estaban surgiendo en Europa.

“La arquitectura, es un trozo de aire humanizado”.

La personalidad de Miguel Fisac aglutina mejor que la de ningún otro de su generación, en los años de posguerra, la figura del arquitecto moderno por antonomasia. Su actividad no se reduce sólo al campo de la arquitectura, sino que su talante polémico, inconformista e innovador le harán participar en coloquios, conferencias y congresos, escribir artículos en periódicos y revistas especializadas y disfrutar de una fama, que transcenderá el ámbito profesional, para ser el arquitecto más popular y conocido de su generación, sobre todo, por el carácter innovador de sus iglesias. Su trabajo recorre toda la segunda mitad del siglo XX. Con más de 60 años de profesión y más de 350 proyectos construidos, es uno de los arquitectos más longevos y más prolíficos de nuestro país pero, aun así, siempre menciona sus dos grandes batallas perdidas: el urbanismo y la vivienda social. Ambas han quedado simplemente en un intento: la primera, desde sus teorías formuladas en su libro La Molécula Urbana y la segunda, desde sus patentes de sistemas prefabricados de hormigón pretensado.

“Desde mi punto de vista conceptual, la arquitectura es un espacio en el que se puede vivir”.

Es uno de los grandes renovadores de la arquitectura española de la posguerra, adscrito a un organicismo de corte escandinavo en sus primeras obras, como el convento e iglesia de los Dominicos de Madrid o su propia casa del Cerro del Aire. Sus investigaciones sobre prefabricación e industrialización además de los materiales, técnicas constructivas y estructurales, especialmente el hormigón visto, son aplicadas a su personal y rigurosa obra sin olvidar una fuerte componente humanista y poética, rasgos reflejados, entre otros, en la iglesia de Santa Ana de Moratalaz y en el Centro de Estudios Hidrográficos, donde introdujo sus “huesos” estructurales de grandes luces con un máximo de posibilidades plásticas.

"He hecho bastantes veces ‘el quijote’, porque moralmente, aunque sabía que lo harían otros, no podía aceptar realizarlo, puesto que iba contra mis principios y opiniones. Los grandes rascacielos son monumentos a la prepotencia de las grandes empresas capitalistas. Y aunque la edificación de esa construcción pueda proporcionar un objeto bello o incluso simbólico para la ciudad, creo que tiene otros factores de inhumanidad más fuertes para ser moralmente rechazados”.

La fama o el reconocimiento profesional le ha llegado de una manera muy desigual, sin que su figura se valorará como merecía hasta que en 1993 la Escuela de Arquitectura de Munich –conmemorando su octogésimo cumpleaños-, lo rescatará del olvido al que había sido desterrado. A partir de las exposiciones en Munich, Regensburg y Weimar y, la concesión por parte del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España, de la Medalla de Oro de la Arquitectura (1994), se sucederán las exposiciones y los homenajes a lo largo de toda la geografía española, los reconocimientos y los premios, entre los que cabría destacar el Camuñas en 1996 o el Nacional de Arquitectura del 2002.

“No he gozado ni de influencias ni de favoritismos. Soy amigo personal de muchos ministros, periodistas y de muchas otras personas influyentes o conocidas, pero nunca les he pedido ni favores, ni regalos, ni me he apoyado en ninguna de estas personas”.

Entre sus obras más significativas e importantes habría que destacar:

Centro de investigaciones Biológicas de los Patronatos Cajal y Ferrán del CSIC.(1949-56). Madrid.

Instituto Laboral de Daimiel (1950-53), Ciudad Real. Daimiel, Ciudad Real.

Colegio Apostólico PP Dominicos de Valladolid (1952-53). Las Arcas Reales, Valladolid.

Conjunto de Teologado San Pedro Mártir de PP Dominicos (1955-58). Madrid.

Iglesia y Centro Parroquial de Nuestra Señora de la Coronación (1957-60). Vitoria.

Centro de Estudios Hidrográficos del Ministerio de Obras Publicas (1960-63). Madrid.

Complejo Parroquial Santa Ana (1965-66). Moratalaz, Madrid.

Colegio de la Congregación de la Asunción de Cuestas Blancas (1965-66). Madrid.

Laboratorios Jorba (1965-68), Madrid. (desaparecido). Madrid.

Edificio IBM (1967-69), Madrid . Madrid.

MIGUEL FISAC. Autorretrato.

Pablo Lizcano entrevista al arquitecto, urbanista y pintor Miguel Fisac en 1984. 08 mayo 1984

MIGUEL FISAC. Autorretrato.

MIGUEL FISAC una expresión de forma.

Una serie de moldes de yeso 1: 5 de secciones de hormigón tipo hueso diseñadas por Miguel Fisac ​​para el Centro de Hidrografía, Música de Madrid por Coldcut Nikon d5000 - Nikkor EF 3.5 de 18 mm

MIGUEL FISAC. LA DELIRANTE HISTORIA DE LA PAGODA.

Tráiler del documental sobre la demolición del edificio madrileño popularmente conocido como La Pagoda, obra del arquitecto Miguel Fisac, editado por la Fundación Caja de Arquitectos.

MIGUEL FISAC. Epilogo.

Miguel Fisac fue entrevistado antes de su muerte para el programa EPILOGO de Canal Plus España. Epílogo es un programa de entrevistas de Canal+, ideado por Begoña Aranguren e Isabel Verajáuregui, que se emite después de que el entrevistado haya fallecido.. Este programa fue emitido el 15 de mayo del 2006 a los tres días de la muerte de Miguel Fisac.

Visitas


El edificio del Centro de Estudios Hidrográficos del CEDEX se puede visitar en las distintas jornadas de puertas abiertas que la Comunidad, Ayuntamiento de Madrid y otras entidades organizan a lo largo del año y que se anuncian en los diferentes medios de comunicación.

Con independencia de estas jornadas existe la posibilidad de visitar el edificio los jueves a las 15:00, en grupos no superiores a 20 personas, cumplimentando el impreso adjunto con la suficiente antelación. Impreso

La solicitud se enviará por correo electrónico a: m.isabel.berga@cedex.es.